lunes, 8 de septiembre de 2008

DERROCAR A CALDERÓN

Demos por buena la retractación como hipótesis de trabajo. Aceptemos sin conceder que el lopezobradorismo no busca derrocar a Felipe Calderón y que la confusión se debió a los desplantes retóricos y a las jactancias de Porfirio Muñoz Ledo, personaje pintorezco, camaleónico, veleidoso y megalómano que para darse importancia y aparentar una ascendencia política que no tiene es capaz de presentarse como conspirador revolucionario y más. Hagamos de momento a lado las pretendidas aclaraciones que no resisten el mínimo análisis crítico, realicemos un ejercicio de autoamnesia para olvidar afirmaciones que en igual sentido han hecho otros miembros del mismo círculo y concentrémonos de inicio en contestar una pregunta elemental: ¿Si no buscan el derrocamiento, como apenas lo acaba de establecer de manera categórica el propio Andrés Manuel López Obrador, entonces qué es lo que quieren?

La respuesta requiere reflexión y análisis no sólo porque en la política suelen existir objetivos encubiertos sino también porque a través de los medios que se utilicen, de las formas políticas que se adopten, en síntesis, de lo que se hace, se pueden deducir los fines que se pretenden e incluso desmentir supuestos propósitos que aunque sean explícitos no se corresponden con los hechos. En ese sentido, no creo que alguien pueda sostener que AMLO, después del traumático desenlace del proceso del 2006, se haya planteado incrementar, o siquiera mantener, su base electoral aunque eso sea lo que por necesidad se debe buscar cuando se acepta, con todas sus limitaciones y cuestionamientos que se quiera, la legalidad democrática y la legitimidad de la lucha institucional. Porque lo que ha habido es una verdadera debacle. Según las encuestas más favorables para el ex candidato presidencial, éste ya perdió el 40% de sus electores del 2006. Sin embargo, aquí no hay engaño, pues no se podía esperar otra cosa de la estrategia de confrontación absoluta, de tensión permanente, de descalificación total.

¿Por qué López Obrador decidió sacrificar su competitividad electoral? ¿Cuál es la apuesta que hace que este político que, según lo ha dicho, aspira a ser candidato en el 2012 acepte pagar altos costos en su popularidad? ¿Qué lleva a un líder experimentado a hacer exactamente todo lo contrario a lo que le dio resultado para encabezar por años las encuestas de intención de voto?

Para no perder perspectiva es conveniente entender que la defensa del petróleo no es independiente de la estrategia que ha seguido el político tabasqueño desde el movimiento post electoral sino, en todo caso, su momento cumbre. Es decir, hay que tener presente que existe un hilo conductor entre la resistencia civil que comenzó con el cierre de Reforma, la descalificación permanente de las instituciones, el ninguneo al nuevo IFE, el rechazo a todas las reformas legislativas, incluso la electoral que se hizo para atender las inequidades de la última elección presidencial, la proscripción discursiva contra cualquier forma de diálogo con el gobierno, el hostigamiento a los que plantean estrategias y métodos diferentes desde la izquierda, la estigmatización de cualquier crítica como producto de una conjura de la derecha, el deseo de mantener la tensión y polarización en al país, el enrarecimiento del clima político y las acciones que se anuncian para impedir la aprobación de alguna reforma energética que califique AMLO como privatizadora. Todos los elementos anteriores que son rasgos distintivos del nuevo obradorismo tienen como común denominador el desprecio por la opinión pública y el consecuente costo electoral que se ha reflejado en las encuestas. ¿Qué busca con ellos?

Tan evidente es que el trabajo intenso e incansable que realiza Andrés Manuel López Obrador desde hace más de dos años no está enfocado a ganar simpatías que se hagan sentir en las urnas como lo son los dos ejes con los que se ha movido en los últimos dos años: descomponerle al máximo el país al gobierno que considera ilegítimo y sostener y, de ser posible, aumentar la presión social movilizada. Eso le ha generado tal desgaste que es muy complicado pensar en un escenario que permita a AMLO competir exitosamente en otro proceso electoral a menos que ocurra algo excepcional, un giro que lo coloqué otra vez en el ánimo de la gente. ¿Qué podría ser ese acontecimiento? Pues, si hay alguna lógica en lo que viene haciendo el político tabasqueño, éste espera que sea resultado del desprestigio e incapacidad del gobierno y de la movilización en las calles. De ahí se entiende que la reforma energética sea vista por López Obrador como la oportunidad que venía esperando para escalar el conflicto con un movimiento de masas y una causa justa, tal y como lo fue para Evo Morales en Bolivia la privatización del gas.

Como vemos, no era necesario oír las predicciones alucinantes de Porfirio Muñoz Ledo para darse cuenta que detrás de esa estrategia que castiga la potencialidad electoral en aras de la ingobernabilidad se persigue un objetivo rupturista que plantea cambiar de gobierno antes de que concluya el mandato del actual. A eso se le llama derrocar aunque se encuentre una fórmula legal que sustente jurídicamente la salida y el reemplazo en el Poder Ejecutivo.

Ahora bien, las explicaciones del embajador foxista se caen solas al margen de que en sus delirios llegó a hablar hasta de llevar a cabo una “revolución de terciopelo” en el país. Legislar sobre mecanismos de democracia directa que incluyan la revocación del mandato es correcto y democrático, pero Muñoz Ledo sabe bien que no se pueden hacer leyes con dedicatoria, mucho menos que se apliquen retroactivamente y ya no hablemos de la posibilidad de construir una mayoría con otras fuerzas si se pone por delante el objetivo de blandir esa posibilidad contra los actuales gobernantes. Y, por supuesto, también sabe que demandar juicio político al titular del Ejecutivo por presentar iniciativas antipatrióticas es una estupidez del tamaño de su ego, pero está visto que ya perdió toda noción del ridículo. Lo relevante aquí es que se muestra nítidamente que la lógica de ese grupo de golpistas vergonzantes frente a la reforma energética, una vez presentada la iniciativa del PRD, es ir por el conflicto y evitar a toda costa los acuerdos.

En mi opinión, el gobierno de Calderón está siendo rebasado por los problemas, muchos de ellos de enorme gravedad como el crecimiento a cuenta gotas, la inflación al alza, la extensión de la pobreza y la concentración de la riqueza, la crisis educativa, el descontrol del crimen organizado y la falta de rumbo. Sin embargo, a pesar de la creciente inconformidad social con la situación, el PRD no está aumentado sus perspectivas de votación en el 2009. Eso se debe a la perdida de confianza ante una opción que se mueve en la ambigüedad de, por una parte, dar la lucha institucional y reivindicar la vía electoral y, por la otra, provocar incertidumbre al poner por delante de cualquier otra consideración que la búsqueda de satisfacciones ante los agravios sufridos. La mala estrategia encabezada por AMLO está llevando a la izquierda que arañó la presidencia en el 2006 a perder influencia y permitir que el PRI capitalice los muchos errores de la administración calderonista. Pero más grave que lo anterior, es la participación en el debilitamiento de las instituciones en lugar de la lucha por transformarlas a través de ellas mismas, lo que está contribuyendo a alimentar los ánimos golpistas de la ultraderecha y algunos poderes fácticos a los que les estorban los avances democráticos. Es de una ingenuidad criminal que sectores de izquierda piensen que, en las actuales circunstancias, del caos se puede salir fortalecido y con la presidencia. Harían bien en no perder de vista que las cosas como están pueden coadyuvar a una regresión autoritaria por vía de la derecha. Es muy riesgoso e irresponsable jugar a la ruleta rusa con el país.

De cualquier manera, es de celebrarse que Andrés Manuel López Obrador haya negado tajantemente la pretensión de derrocar a Calderón. Esperemos que esa rectificación sea sincera y vaya más allá de la consideración pragmática que sabe que es mucho más fácil que la gente salga a las calles para defender al petróleo que para derrocar al gobierno. Por ello, sería muy saludable que la corrección implique un cambio de estrategia que permita pensar en recuperar los siete millones de votos que se han ido en dos años y asuma con todas sus consecuencias la vía electoral, empezando por una definición impostergable: En México no hay más camino que las urnas.

De paso…

La Corte. Unos días después de fallar a favor de la constitucionalidad de la legislación que despenaliza el aborto en el DF, la suprema Corte de Justicia de la Nación da otro campanazo de gran trascendencia a pesar de la oposición de sectores poderosos. La explotación con la que Wal-Mart trata a sus empleados terminó. Sobra decir que la SCJN pegó más fuerte a los intereses de esa cadena de tiendas que apoyó indebidamente a Calderón que el sabotaje a una de ellas por parte de Jesusa Rodríguez. Lo dicho, en lugar de mandarlas al diablo hay que fortalecer a las instituciones… A Porfirio Muñoz Ledo hay que verlo como objeto de estudio y regodearse con sus ocurrencias. En lugar de tomarlo en serio, divirtámonos con sus desplantes grandilocuentes, sus sueños de grandeza, su rebuscada retórica y su prepotente pose de sabelotodo. Finalmente es un sobreviviente de la época priásica y ha pasado por todos los colores del espectro político. Así como durante un tiempo eran famosas las conferencias matutinas de Fidel Velásquez y nadie se perdía el show de la decadencia que ofrecía con su estilo único, puede suceder lo mismo con los eventos de un personaje también sin credibilidad y en declive, pero todavía con ingenio y delirio de estadista que nadie le reconoce. Por ello, como cómico sería genial y podría mejorar la convocatoria si alterna con El Tata en los mítines de Andrés Manuel… El ex rector de la UDG, Carlos Briseño Torres, está política, jurídica y moralmente derrotado. Tras su fujimorazo frustrado, apenas pudo movilizar a unos cientos de chavos de secundaria a través de la inefable Federación de Estudiantes de Guadalajara… La intolerancia se hizo presente en un foro de debate sobre seguridad y justicia. Cinco personas entraron exclusivamente para insultar a Ruth Zavaleta e irse. Como siempre, Ruth salió fortalecida de los ataques, pero bien haría López Obrador en deslindarse inequívocamente de las muestras de atraso que con tanta frecuencia se hacen en su nombre… Sorpresa y pena me produjo el repentino fallecimiento de José Guadalupe, “Pepe”, Zamarripa, hombre leal e inteligente, cercano desde hace más de una década de Andrés Manuel López Obrador. Buen analista, buena persona y buen aficionado a las Chivas. Muchos lo recordaremos con cariño. Mi solidaridad y condolencias para sus familiares y amigos…

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Dices: "la SCJN pegó más fuerte a los intereses de esa cadena de tiendas que apoyó indebidamente a Calderón que el sabotaje a una de ellas por parte de Jesusa Rodríguez".

Te equivocas en eso, como te equivocas en tantas cosas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) señaló que su fallo contra Wal-Mart de México (Walmex), la mayor minorista del país, sobre un plan de pago con vales de supermercado sólo protege al empleado que presentó la queja y no a todos los trabajadores de la compañía. Para sentar jurisprudencia con la que que los tribunales de todo el país estarían obligados a tomar en cuenta este mismo criterio en caso de atender un pedido de amparo por parte de otros empleados de Walmex, se requiere que la SCJN falle en una sola sesión cinco casos similares.

Mefisto dijo...

Mi estimado Fernando,

Al pasar los años y por los cargos que desempeñas pensé que emitías mejores juicios. Advierto que me he equivocado en eso. Conversar con una personalidad como Porfirio Muñoz Ledo es un deleite, creo que no has tenido la ocasión, independientemente de que estés de acuerdo o no con él y del tema tratado. Pero bueno, eso es relativo al punto de vista. Pero cuando criticas y descalificas las posturas de AMLO solo porque no las entiendes en terminos de pragmatismo electoral, eso ya es grave. El PRD no puede limitarse a ser un ente electoral, como la Política no se puede reducir al signo y ciclo electoral. El tema de la reforma energética es vital para el pais e importa más que cualquier presidencia de un partido o que una elección intermedia. Veo que el problema de NI es que menosprecian ese punto.

Por último, tampoco eres atinado al burlarte del sabotaje de Jesusa Rodríguez pues ha logrado la concientización de mucha gente que ya no compra en Wal Mart.

Aún asi espero leer tus libros próximamente y te invito a que reflexiones más los temas, situándote en el lugar de distintos observadores del mismo objeto de estudio.

Saludos Camarada del PRD

alex dijo...

Yo si me pregunto, estimado Fernando, hasta qué punto podemos dar por buena la hipótesis del hoverismo mcartista que barajeas desde hace tiempo, en conjunto con personajes tan dispares como Ricardo Alemán, Krauze y otros culturosillos de LL's.

Si bien si creo que el movimiento amlista ha abandonado la vía electoral y también creo que la reacción del mismo a la que temen puede intentar ir por la vía de la desestabilización para "recuperar" el poder, tampoco veo evidencias de que PUEDAN realizarlo ni de que el que lo intenten sea brutalmente negativo para México, sino al contrario.

Supongamos, sin conceder, que el amlismo busca un golpe de estado estilo bolivia: quien lo vá a seguir?

Supongamos, sin conceder, que el amlismo triunfa en tal pretensión y se hace del poder de la capital: cuánto tiempo le dás para que sufra un golpe de estado gestado desde el interior?... media hora?

En ambos casos de la escalera, no sería previsible demasiada sangre. No hay muchos dispuestos a morir por AMLO (y a los que haya hay que recluírlos de inmediato en un sanatorio). Tampoco creo que haya soldados dispuestos a arriesgar la gola por seguir a un general que desee jugar el juego e, incluso si el hipotético general existiera, no puede haber muchos como él.

Si, creo que el movimiento amlista ha abandonado la vía electoral. Pero creo que esto es, exclusivamente, en detrimento de AMLO (ni siquiera en detrimento de sus seguidores).

Para ponerlo en términos más sencillos:

No tenemos porqué achacar a la perversidad lo que puede ser perfectamente explicable por la estupidez.

Dicho de otra forma: puede ser que estén buscando dar un golpe de estado. La pregunta es si tal cosa es posible cuando los cuadro son PML, DP, RB, AMLO... Noroña!..

Con esos van a armar la Revolucion?

No pos no, a mí francamente no me preocupa ni tantito.

JUAN MIGUEL RIVERA MOLINA dijo...

EL GOBIERNO DE FELIPE CALDERÒN ES CONTRARIO A LOS ARTÌCULOS 3, 25, 27, 28, 31-II, 123, 128 Y 133 DE NUESTRA CONSTITUCIÒN FEDERAL, BASTA MIRAR EL MURO QUE LOS ESTADOS UNIDOS CONSTRUYEN EN NUESTRA FRONTERA PARA DETENER A TANTO MEXICANO POBRE MUERTO DE HAMBRE.


Revisa el artículo 136 de nuestra Constituciòn Federal para que constates que el gobierno de Felipe Calderon es un gobierno contrario a los Principios Constitucionales.


“Título Noveno
De la Inviolabilidad de la Constitución

Artículo 136. Esta Constitución no perderá su fuerza y vigor, aun cuando por alguna rebelión se interrumpa su observancia. En caso de que por cualquier trastorno público, se establezca un gobierno contrario a los principios que ella sanciona, tan luego como el pueblo recobre su libertad, se restablecerá su observancia, y con arreglo a ella y a las leyes que en su virtud se hubieren expedido, serán juzgados, así los que hubieren figurado en el gobierno emanado de la rebelión, como los que hubieren cooperado a ésta.”

Son el TRIFE, el IFE, el PAN y FELIPE CALDERON los que han constituido una rebelión para apoderarse de la Presidencia de la Repùblica para seguir impidiendo el cumplimiento y la observancia de los artículos 3, 25, 27, 28, 31-II, 123, 128, 131 y 133 de nuestra Constituciòn Federal, y para apoderarse de nuestro petróleo.

Fueron ellos los que con este fraude electoral suspendieron la vigencia y observancia de los Principios de Legalidad, Imparcialidad, Independencia, Certeza y Objetividad que rigen el proceso electoral previsto en el artículo 41 de nuestra Carta Magna.

No hay ninguna duda de que son el TRIFE, el IFE, el PAN y FELIPE CALDERON los que han constituido un gobierno contrario a los Principios de nuestra Constituciòn Federal, baste ver las diferencias entre las escuelas de gobierno y las escuelas particulares, baste ver que no se paga el salario mínimo suficiente, baste ver el alza constante de los precios, baste ver el muro fronterizo que ha construido Estados Unidos para detener a tanto mexicano pobre muerto de hambre.

Vamos todos al zócalo del D. F. este quince de septiembre 2008 a expresarle a Calderón nuestro repudio por haberse robado la Presidencia de la República, y para correrlo.

POR SI ESTAS RAZONES NO TE SON SUFICIENTES, DALE CLICK A LA SIGUIENTE DIRECCIÒN Y ESPERA UNOS SEGUNDOS MIENTRAS SE DESCARGA:

http://quelanacionmeloexijaac.blogspot.com/2008/08/viva-mxico-rescatemos-mxico-felipe.html

Te envìo mis cordiales saludos, Firma Juan Miguel Rivera Molina.
riveramolinajm@prodigy.net.mx
riveramolinajuanmiguel38@gmail.com