jueves, 27 de enero de 2011

SAMUEL RUIZ

Fernando Belaunzarán
Twitter: @ferbelaunzaran

La palabra para los indígenas es valiosa e incluso venerable; su consistencia es fuerte, casi corpórea y, en sus acuerdos, la asumen todos. A diferencia del ladino, no hablan por hablar ni se preocupan por decir lo que el otro quiere oír sin pensarlo, sin sentirlo. Pero además, hay palabras que vienen desde muy hondo que, antes que señalar, dotan de nombre e identidad a las personas y cosas, en un acto originario y creador. Sólo así podemos entender el sentido profundo, entrañable, eterno cuando nombran. Don Samuel es Tatic, el padre, el protector, el que cuida a los que el país ha hecho más vulnerables y desamparados. Palabra reservada para pocos, para aquellos que sienten, que saben que se la juegan por ellos. Por eso el Obispo que se nos acaba de ir comparte nombre con Bartolomé de las Casas y, en lengua purépecha, con Vasco de Quiroga y Lázaro Cárdenas. Si eso no se entiende, no se comprenderá la dimensión histórica de la obra de Samuel Ruiz García.

En alguna ocasión el subcomandante Marcos explicó que la relación con los indígenas transformó a los marxistas ortodoxos y revolucionarios que tenían una ideología tan dogmática como granítica y que llegaron en los 70s a Chiapas con la idea de hacer una guerrilla tradicional. Pues es un hecho que desde el lado opuesto, desde el catolicismo más conservador y tradicionalista, desde anticomunismo militante, eso mismo le ocurrió a Samuel Ruiz.

La infancia de Don Samuel se da en el Bajío, en el contexto de la lucha cristera. Sus estudios en el Vaticano y su rápido ascenso lo perfilaban hacia la elite de la alta jerarquía católica. Con tan sólo 35 años de edad es nombrado Obispo de San Cristobal de las Casas, la Ciudad Real, la de los “auténticos coletos”, la del racismo y el abuso, la que describió magistralmente en sus relatos y cuentos Rosario Castellanos. Pero -oh sorpresa!- frente a la injusticia cruda, el joven jerarca toma partido por los débiles y desprotegidos, por los indígenas. No fue un cambio inmediato sino un proceso que le hizo variar sus concepciones y ver, para bien, el mundo y su realidad de otra manera. Es en ese sentido que, como lo apuntó Miguel Ángel Granados Chapa, Don Samuel es un converso.

Conocí a Don Samuel en momentos tensos, a principios de 1994. Decenas de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México conformamos la Caravana Universitaria Ricardo Pozas con la idea de contribuir a la paz, no a secas y sin adjetivos sino aquella que encaminara a la solución de fondo de la injusta y lacerante situación de los indígenas. Comulgábamos, pues, con los objetivos de tatic y de inmediato hicimos equipo con él y con su diócesis de párrocos y defensores de los Derechos Humanos valientes y comprometidos con una digna y mejor vida para los pueblos indios.

Después del asesinato de Colosio y tras relegar a Manuel Camacho Solís como Comisionado de Paz, Don Samuel se convirtió para el oficialismo en un intermediario incómodo y desde el gobierno y los sectores conservadores trataron de hacerlo a un lado y, en lo que lo lograban, maniatarlo. Pero la autoridad moral, reconocimiento dentro y fuera del país, el amor que se profesaban mutuamente, él y los miles de indígenas de la zona, y la entereza de tatic y su equipo lo mantuvieron en esa posición. Ser un buen intermediario no podía implicar el olvidarse de las causas sociales y humanitarias justas que subyacían en el alzamiento zapatista. En realidad, la Catedral de San Cristóbal no sólo fue de la Paz, como se le conoció, también fue de la justicia y dignidad para los indígenas y, en ese sentido, para todos, si es que entendemos, como debe ser, que México es pluricultural, que una sociedad virtuosa no puede tener ciudadanos de segunda y que la diversidad es riqueza y potencialidad para ser mejores y enfrentar con éxito nuestros problemas.

Cuando Raúl Vera es nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de San Cristobal, se interpretó profusamente que llegaría para controlar y debilitar a Don Samuel. Pero casi de inmediato hicieron causa común por esa ansiada paz con dignidad y los sectores conservadores lo sumaron a la lista de indeseables.

Quién piense que Samuel Ruiz estaba orgánicamente vinculado al EZLN se engaña. Compartían el mismo territorio y muchas de las causas, pero disputaban en las bases y diferían en medios y en estilos. Fui testigo durante los años álgidos del conflicto de distintas fricciones entre el zapatismo y la diócesis. Es falso que la CONAI se hubiera plegado a una de las partes y no tuviera independencia. Lo que incomodaba al gobierno era que tampoco se subordinaba a éste y que el conocimiento de la situación de los indígenas y su compromiso con éstos impedía ser engañado o manipulado. Tatic se paraba en sus propios pies y nadie podía ignorarlo.

Permítaseme una anécdota. En 1994 lo invitamos a Ciudad Universitaria, al emblemático y muy simbólico Auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras. Accedió de buena gana. Viendo con él los últimos detalles del evento, entró una llamada de Jorge Carpizo, entonces Secretario de Gobernación, quien le pedía cancelarlo. Hacía poco del asesinato de Luis Donaldo Colosio y, alegó, temía un atentado en su contra. Don Samuel, de manera afable agradeció la preocupación, pero rechazó la sugerencia y cerró con una frase: “Igual me puedo morir, resbalándome con una cáscara de plátano, señor Secretarió”. El acto fue memorable, hubo más gente fuera que dentro del Che –hubo que poner bocinas en el estacionamiento de la FFyL- y si bien pude observar –lo tenía al lado, pues fui el moderador- que el peso del lugar y la efervescencia calaron en tatic, salió airoso y muy bien librado, exponiendo y contestando cuestionamientos que de viva voz le hicieron los universitarios.

Fue por la edad, al cumplir 75 años, que tuvo que abandonar la diócesis de San Cristobal, tras cuarenta años de labor pastoral en esas tierras. Eso no lo apartó de sus convicciones adquiridas en Chiapas y siguió pugnando por esa “paz con dignidad” que sólo puede devenir de la justicia, la democracia y la libertad. Se fue dejándonos su obra y su ejemplo. Hasta siempre, querido tatic.

De paso…

Infausto. Por si no fuera suficiente con la partida de Don Samuel, también falleció Fausto Trejo, profesor politécnico que en esa calidad participo en 1968 junto a José Revueltas y Heberto Castillo. Preso político y exiliado tras su estancia en Lecumberri, al regresar a México no dejó de pelear por el castigo a los responsables de la matanza del 2 de octubre y siempre mostró su compromiso con las causas que desde hacía décadas abrazó…. Con una ofensiva mediática, estelarmente desde la televisión, pretendieron hacer el milagro de resucitar a Manuel Añorve en las elecciones de Guerrero, quien está claramente abajo en las encuestas y que tras la golpiza propinada a Guillermo Sánchez Nava, representante del PRD en el órgano electoral, por parte de brigadistas priístas y el descaro con el que encubrió a los responsables, se había hundido aun más. El pretexto fue una llamada de la senadora Claudia Corichi, quien arrastrando la lengua y con un léxico poco gratificante pretendía impresionar a Ángel Aguire con hipotéticos apoyos. No se despende ningún delito de lo escuchado si bien ciertas expresiones de la legisladora dan pena –aunque tratándose de una conversación privada, nadie debiera tampoco desgarrarse las vestiduras. Pero eso no fue obstáculo para hacer un gran escándalo y para que los que medio matan a Sánchez Nava acusen al PRD de violento. A esa grabación inocua -a menos que se utilizara en un programa cómico- le dedicaron en la televisión mucho más tiempo que a la declinación del candidato del PAN, Marcos Parra, a favor de Aguirre, lo cual significa el último clavo en el ataúd de Añorve… No veía a la TV tan priísta desde la época de Salinas. La restauración no es un mito… Coincido con Ernesto Zedillo: para combatir al crimen con mayor eficacia, hay que legalizar o, mejor dicho, regular drogas, empezando con la marihuana… Se ve un Super Bowl muy parejo. No tengo una preferencia clara, pero me voy a arriesgar con un pronóstico: ganan los Empacadores. Síganme en twitter: @ferbelaunzaran

1 comentario:

felser5 dijo...

Estimado Fer:

La verdad te felicito, disfruto mucho tus reflexiones y en muchas coincido, sigue así diciendo lo que ves y en lo que crees, realmente la izquierda está carente de pensadores como tú.
Te informo que Raymundo Cardenas, su Hijo Ray, Jorge mi hijo y yo iniciamos un semanario llamado el independiente en zacatecas y conservamos la jornada aguascalientes con jovenes talentosos que hacen un buen trabajo y tenemos algunas buenas plumas en ambos lados que escriben en absoluta libertad, si no tienes inconveniente deja les planteo si incluimos tu "Herejía Política".

Saludos
Felipe Álvarez