jueves, 23 de octubre de 2008

SÍ A LA REFORMA

Se construyó una reforma de consenso en materia energética que fortalece a PEMEX, impulsa su desarrollo y modernización y garantiza que el petróleo y su renta queden en manos de la nación. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador mediante una maniobra pueril y demagógica decidió tratar de reventarla exhibiendo que su interés siempre ha sido la búsqueda del conflicto y que la lucha por la defensa del patrimonio nacional sólo era un pretexto. Piensa que con el cultivo del martirologio asegura su camino a la inmortalidad de los próceres; pero se equivoca, no engañará a la historia. Ni la locura ni la incongruencia son heroicas.

El problema para él fue que el éxito de la reforma significaba darle la razón a la línea política que se le ha enfrentado en el PRD. El triunfo indiscutible de las demandas de la izquierda a través de la negociación parlamentaria en los hechos reivindica el camino institucional para transformar al país. También demostró que fue correcto que Guadalupe Acosta Naranjo promoviera los encuentros con sus pares del PRI y del PAN para tratar el asunto petrolero y que no se haya arredrado ante el fuego amigo que lo atacó furiosamente por negar el dogma promovido desde el púlpito del gobierno legítimo que reza que sólo se puede combatir al PRIAN y nunca acordar con él.

Por supuesto que sería mezquino que cualquier persona o fuerza en particular pretendiera adjudicarse para sí todo el éxito de la reforma. Pero eso no puede significar renunciar al análisis y preferir la incomprensión. Es necesario entender la trascendencia del evento, de sus consecuencias y, muy importante, de sus lecciones. No todos contribuyeron de la misma manera al resultado, no todos abonaron al acuerdo, no todos ganaron como querían e incluso, como es evidente, hubo hasta quien ganó sin quererlo y construye a la limón su propia derrota para cantar agravios y tener una causa a la cual asirse aunque ésta haya perdido toda credibilidad.

No está de más hacer un breve recuento. Cuando se presentaron las iniciativas de Felipe Calderón se dio la más amplia coincidencia dentro del PRD, no obstante el agudizado conflicto interno por el que entonces pasaba. Tirios y troyanos expresaron un único mensaje: son inaceptables por inconstitucionales y privatizadoras. Sin embargo, no hubo tal coincidencia respecto a cómo combatirlas. Mientras una parte lo vio como una oportunidad para construir una alternativa y derrotarlas en el ámbito político y legislativo, pues nadie podía negar que PEMEX tenía muchos problemas y deficiencias, la otra pensaba que no había más que la acción directa en calles y el parlamento en virtud de que veían como inevitable el acuerdo PRI-PAN para entregar a manos privadas y trasnacionales la riqueza nacional. La diferencia táctica llevó a momentos de gran tensión entre las mismas partes que se disputaron la presidencia del partido y con no pocas dificultades se lograron acuerdos de compromiso para salvar situaciones tan crispadas como la toma unilateral de tribunas. En eso jugó un papel clave el coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado, Carlos Navarrete.

El punto clave fue desafiar a los dedos flamígeros de la izquierda autoritaria que acusaba de traidores a todo aquel miembro del partido que hablara de la necesidad de negociar con los otros partidos una reforma no privatizadora de consenso o, al menos, de mayoría. En ello nadie debe escamotearle mérito a Pablo Gómez, a Arturo Núñez, a Juan Guerra y, sobretodo, a Graco Ramírez que se aventó al ruedo desde el principio defendiendo la táctica del acuerdo legislativo. Pero también nadie puede obviar que esa posición fue impulsada por el bloque Nueva Izquierda-ADN que postuló a Jesús Ortega para presidente del PRD.

Ahora bien, sería un despropósito y un absurdo decir que el acuerdo representaba una derrota de Andrés Manuel López Obrador aunque éste nunca haya pensado ni buscado ni querido la reforma consensuada y que desde el principio pensó en un combate épico por él encabezado. No entendió su victoria a pesar de que se colocó muy bien en el imaginario social como defensor del petróleo, se cumplieron muchas cosas importantes que él avaló, porque su activismo contribuyó a conseguir logros sin necesidad de proponérselo ya que es un factor de poder que nadie puede ignorar y porque finalmente encontraron a la izquierda unida en los objetivos explícitos. Además hay que reconocerle que cedió al aceptar y luego valorar en sus términos el debate en el Senado que en primera instancia lo considero “como una vacilada” y sólo una forma “de ganar tiempo”, que lo mismo sucedió con la presentación de la iniciativa que vio al principio con recelo y que también accedió a construirse una salida para no ser el loco que traga lumbre al ver que lo que consideraba imposible se hizo realidad y de pronto se vio sin municiones y, por lo tanto, sin banderas para llamar a la insurrección. Pero aunque el rey estaba en jaque tuvo la preciosa oportunidad de escaparse y cantar victoria; lástima que haya optado por la inmolación.

El papel del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas también debe reconocerse en su dimensión. Conocedor del tema y consistente en sus posiciones sirvió para marcar los términos del debate. Aunque algún personaje resentido proveniente del foxismo quiso escamotearle su labor en la iniciativa del PRD, en honor a la verdad el participó de manera sustancial en la elaboración de su columna vertebral aunque ya no participó con los intelectuales que enriquecieron lo que él ya había trabajado.

Hay que reconocer que el contexto ayudó. La difícil situación económica agravada por la crisis mundial de todavía impredecibles consecuencias, el crimen organizado desatado, el conflicto magisterial que si bien no goza de amplia simpatía pública tampoco la contraparte representada plásticamente por Elba Esther Gordillo. Ante esa situación lo correcto por supuesto es buscar acuerdos de Estado y no enrarecer el clima político y de paso evitar que el PRI siga capitalizando la polarización.

El PRD tiene de cara al 2009 la necesidad de recuperar a los electores que precisamente por los desplantes de AMLO se han perdido. Por ello es correcto no echarse para atrás con lo acordado y sacar la reforma adelante. Aunque parezca mentira, López Obrador no romperá a pesar de su literal reducción al absurdo y confrontación abierta y frontal con la dirección de su partido. Su movimiento puede prescindir de todo menos de los recursos que recibe de la clase política que con su farsa democrática del Hemiciclo a Juárez trató de desautorizar. Lo dicho, Andrés Manuel López Obrador emula cada vez más a la ultra del CGH.

De paso… El 16 de octubre apareció en La Jornada una foto de una estudiante que a muchos nos generó envidia, pues estaba protestando con una pancarta contra Carlos Salinas de Gortari que fue a Oxford a dictar una conferencia. No lo dice el periódico pero la audaz estudiante es la Dra. Alma Maldonado, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras, ex integrante del CEU y de la Caravana Ricardo Pozas y que por muchos años hizo equipo con el autor de estas líneas. Y sí, me siento orgulloso de mi vieja compañera y espero que pronto regrese a su país donde se le extraña, aunque sea para integrarse a la Adelitas o protestar con pancartas contra su modosito amigo… Es un indudable avance que AMLO haya dejado de votar a mano alzada para utilizar urnas, pero no que cinco mil activistas se hayan transformado en diecisiete mil votos y menos aún la concepción vanguardista que hace pensar que un grupo de iluminados le debe imponer sus decisiones a millones. Los que ahí se reunieron no representan a los más de dos millones que participaron en la consulta, no digamos a todos los mexicanos que estaba en contra de la privatización. Eso no es democracia; es una burda simulación y si viene a decirnos que con ese ejercicio se manifestó “el pueblo”, pues no queda más que reírse… Entonces, ¿de verdad no hay loco que trague lumbre?... La crisis en Argentina y su impacto mundial sigue mostrando la debilidad del sistema económico mundial. Hoy más que nunca se hace apremiante el altermundismo. Estamos obligados a pensar globalmente algo diferente… Se acerca el triunfo de Obama, una esperanza…

3 comentarios:

Bian dijo...

Fer estoy de acuerdo en todas tus palabras. AMLO siempre se ha querido mostrar como protagonista y realmente nunca ha luchado por el pueblo, demasiado tarde para todos aquellos que lo seguimos por mucho tiempo, luchamos y confiamos en él. Ahora nos muestra un perfil completamente diferente con sus ideas aferradas, soberbias y cómo dejar atrás el inolvidable "no te hablo".

El PRD debe enfocarse en su recuperación total. No podemos seguir ocupandonos en las luchas internas, al final somos un partido político y sin votos no sobrevivimos.

En lo que si no estoy de acuerdo es en tu mención a Alma. Hay que reconocer su valentía, y los ovarios que tiene mi prima!!! ya los quisiera yo, aunque desgraciadamente sea seguidora de los SOBERBIOS...pero si hay que reconocerle de pie y con aplausos todas las luchas y madrazos que ha recibido y más ahora que se atrevio a enfrentarse al hombre perverso.

Anónimo dijo...

Fernande cuando dejaras de defender corrientes y comenzarás a darte cuenta de los conflictos que tanto ADN como NI causan al PRD, yo tuve la oportunidad de colaborar en ADN especificamente en Movidig, y creeme que no es nada para nada un ejemplo a seguir dentro del Partido. NI mejor ni hablamos máximo ejemplo de clientelismo y una corriente que se ha alejado de los principios del PRD. Te digo esto porque quiza desde que estas arriba, se te ha olvidado voltear a ver a la gente de a pie y creeme que tanto ADN como NI estan totalmente desprestigiadas y aun mas que AMLO, y no es por defender a este último sino para recomendarte que de vez en cuando te des una vuelta por las calles para que tengas temas basados en expereincias práctica, y no solo te la pases sentado detrás de un escritorio especulando.
Atte. C. Jair Villagrán Hernández
Militante del PRD

Anónimo dijo...

Estimado Belauzaran , el estado se crea como una forma de preteger y garantizar la convivencia de los que ceden su derecho a este, si todo lo prohibido fuera autorizado, no habría necesidad de este, la anarquía total prevalecería. Si la mariguana es terapeutica creo que dentro de la herbolaria tiene un lugar reconocido, hablas de libertad plena hasta de drogarse, el estado debe cuidar de la salud de los habitantes, la aplicación de las leyes es primordial para la buena convivencia. Entonces cuando el pueblo chino era envenado con opio, era lo correcto y esto molestó cuando sus poder de los ingleses se vio alterado o arrebatado se dieron cuenta que era malo y nocivo. Basta de hipocrecias una droga es una droga , acaso no el alcohol sigue cauasnado miles de victimas anualamente, accidentes y degeneración genetica, acso su legalización acabo con esos males, no me venga ahora con criterios tan chabacanos, las drogas legales o prohibidas son eso, lo mejor es difundir cuanto daño causan y los graves problemas que generan.